Aprenderemos

#EsteVirusLoParamosUnidos

El mundo entero se enfrenta a un reto hasta ahora desconocido, luchar contra un virus, el COVID-19, que ha puesto en jaque la sanidad y los cimientos de países que hasta hace bien poco pensaban en su autocomplacencia que nada de los tremendos males que veían sus ciudadanos en los noticieros iba con ellos. La pandemia que recorre el planeta de norte a sur y de este a oeste propagándose como el polen en primavera no deja lugar a dudas, esto ha sido un aviso, un aviso para la humanidad entera que si no aprende a colaborar y a trabajar juntos como especie para dar una respuesta a esta crisis y organizarse para superar las siguientes estará abocada sin ningún tipo de dudas a su desaparición, quizás mas cercana de lo que algunos quieran ver.

Hace pocos meses estábamos trabajando en los nuevos retos que como sociedad nos estaba mostrando la tozuda realidad. Era el cambio climático el eje vertebrador de una serie de iniciativas que recorrían el planeta y que buscaban el cambio en el paradigma social y la concienciación sobre un problema global, un problema al que debíamos enfrentarnos con decisión y al que no podíamos seguir dando la espalda.

El 25 de septiembre de 2015, se estableció por parte de 193 países miembros de la Organización de las Naciones Unidas la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, y un plan mundial para desarrollar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, basados en lo alcanzado hasta entonces por los Objetivos de Desarrollo del Milenio y en el que se incluyen nuevas metas globales como el crecimiento sostenible, el cuidado al medio ambiente, la paz, la seguridad y la igualdad de género.

Durante meses hemos visto florecer iniciativas francamente positivas alrededor de los 17 objetivos de desarrollo sostenible, los ODS. Iniciativas que buscaban y buscan trabajar juntos con una mira responsable hacia el resto de individuos y hacia el planeta en conjunto, es mucho lo que nos jugamos, la supervivencia y el bienestar de las generaciones venideras.

Y de repente el planeta nos ha dado un baño de realidad, nos ha demostrado lo frágiles que somos y lo fácil que es erradicarnos. Ha llegado el momento de que el cambio climático, el desarrollo de los objetivos de desarrollo sostenible y nuestra mejora como individuos y especie centre de manera transversal y global nuestra consciencia.

En la resolución de la Asamblea general de la ONU, los estados firmantes dejaron claro cual debe ser el camino:

“Estamos resueltos a poner fin a la pobreza y el hambre en todo el mundo de aquí a 2030, a combatir las desigualdades dentro de los países y entre ellos, a construir sociedades pacíficas, justas e inclusivas, a proteger los derechos humanos y promover la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, y a garantizar una protección duradera del planeta y sus recursos naturales”

Se ha terminado el tiempo, ya no es el tiempo de las palabras ni de las resoluciones ni de las declaraciones de buenas intenciones, todos unidos, todos juntos como sociedad, como especie debemos luchar por la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible, todos unidos tal y como estamos luchando contra el coronavirus en cada rincón del planeta.

No hay excusas, el planeta tierra, nuestro hogar, el único que tenemos, se está cansando de nosotros.

Goto Top
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Mas información.